Sesiones Individuales

   En la primera sesión realizo una entrevista, con el fin de tener una visión global de los aspectos que considere más importantes del/la consultante y de este modo realizar un trabajo más profundo y eficaz. 

  A continuación colaboro con la persona para que se enfoque en lo que quiere mejorar en su vida, en la función a recuperar, formulando un objetivo en presente, energético, en primera persona y lo más concreto posible.

  Existe un amplio abanico de técnicas para poder liberar el estrés en la persona y así recuperar su equilibrio con respecto a la situación que presenta. Entre ellas encontramos algunas relacionadas con la Quiropráctica, Medicina Tradicional China, Metáforas, Acupresura, Tapping, Neurología, Reiki, P.N.L, Biomagnetismo, Osteopatía, etc.

  Una sesión de kinesiología es totalmente personalizada y nunca una es igual a otra, ni siquiera en la misma persona. Cada una de estas sesioneses es una "maravillosa aventura". No se hace un diagnóstico en relación a una sintomatología, sino que se interviene desde la causa misma (génesis), ya que es diferente para cada un@, como seres únicos que somos.

  Esta modalidad no pretende reemplazar a la medicina alopática, en absoluto, aunque sí ser una opción complementaria a ésta. 

  Desde la Kinesiología se libera estrés y de esta manera se le permite al cuerpo activar todos sus grandes mecanismos de autosanación, que son increíblemente eficaces, si se les permite actuar. Así, el "problema" y la solución se encuentran y "se reconcilian".

 Suelo realizar el trabajo terapéutico con la/el consultante en camilla y no requiere desvestirse, aunque sí descalzarse. 

 Al finalizar la sesión, le solicito al cuerpo que me diga si necesita algún refuerzo para casa como puede ser, tomar alguna esencia (Flores de Bach, Esencia Australiana de las Estaciones, Esencias Triunidad...), una práctica en relación a su asunto, pautas alimentarias, suplementos, hacer algún ejercicio o visualización, tapping, etc. Estos autocuidados son obviamente voluntarios, aunque está ya sobradamente comprobado que hay una gran diferencia entre si se realizan o no, en cuanto al tiempo que dura la terapia (se reduce) y la eficacia y profundidad en los resultados que se desean obtener. Es como plantar una semilla y reglara a diario, así recogeremos Grandes  y Maravillosos Frutos.

  Las personas afirman, en general, que al terminar cada sesión se sienten más ligeras, relajadas y vitales. 

las sesiones duran de hora y cuarto a hora y media.

  Normalmente, ya desde la primera sesión se experimentan cambios duraderos. Aunque de manera general (y dependiendo del proceso de trabajo y de la situación de la persona) se recomienda hacer un mínimo de cuatro sesiones, para reforzar y encontrar mayor profundidad en los resultados. El tiempo transcurrido entre un encuentro y otro se valora en la consulta.

  No es necesario encontrarse mal o sentir que se tiene un conflicto para recibir sesiones de Kinesiología, ya que cuando una persona se encuentra bien, dispone de una gran cantidad de energía vital a la que acceder fácilmente, y ésta puede ser utilizada para curarse en salud (nunca mejor dicho) y prevenir posibles desequilibrios (conflictos emocionales, síntomas, enfermedades), conseguir un mayor bienestar, autoconocimiento, desarrollo personal y despertar espiritual. 


               TESTIMONIOS

"La Kinesiología entró a mi vida hace ya dos años y medio. Aunque al principio era reacia a esta metodología (por desconocimiento), ahora mismo puedo decir que es lo mejor que me ha podido pasar.

  Mi calvario empezó a los 16 años más o menos. Comencé a sufrir dolores de cabeza que con el paso de los años se fueron haciendo más fuertes.

  Después de pasar por varios médicos y pruebas, me diagnosticaron de migrañas y me pusieron un tratamiento de por vida, que al año de empezar tuve que dejar porque aunque sí me quitaba el dolor, me dejaba cansada y con sueño y no podía hacer vida normal.

  Después de años aguantando estos dolores, una amiga me habló de la kinesiología  y hoy en día puedo decir que las migrañas han desaparecido.

Iratxe 

"Mi primer contacto con la Kinesiología fue hace unos cinco años más o menos.

  Cuando iba de vacaciones siempre dejaba de ir al wc y lo pasaba fatal.

  Entonces hicimos una sesión de Toque Para la Salud (en vacaciones) y automáticamente, a la de cinco minutos fui al baño por fin, ¡fue como mágico!. Y lo mejor, ¡todavía me dura el efecto después de cinco años!.

  Más adelante, en otra ocasión, me dolía muchísimo la garganta y al tragar saliva sentía como si tuviera  "alfileres" en ella. Ese fin de semana tenía un compromiso deportivo y gracias al Biomagnestismo pude acudir al evento. Estuve 28 minutos tumbado con los imanes puestos y cuando me incorporé, ¡ya no tenía ningún síntoma!, ¡y no volvió!!.

  La kinesiología y el Biomagnetismo, ¡en mí Funcionan a las mil maravillas!!.

 Javi Rekalde

" Mi experiencia como consultante de Beatriz ha sido muy positiva. Para mí, ha marcado un antes y un después.

 Cuando me llegó el momento de la menopausia, empecé a tener fuertes dolores.   No podía, ni sabía qué hacer y me sentía muy bloqueada. Sufría dolores muy intensos que me limitaban muchísimo en mi vida cotidiana. Cuando no era un hombro, era el otro. No podía hacer gran cosa, únicamente tomando antiinflamatorios y analgésicos sentía algo de alivio. Pero esta sensación no duraba mucho y a los pocos días más de lo mismo; dolores de manos, muñecas, dedos, codos, lumbares...

  ¡Hasta que Beatriz me trató con estas técnicas asombrosas!!. Además de ser una experta profesional, me pareció una persona muy especial, excepcional. Enseguida dio con la solución a mis problemas.

  Ahora estoy muy bien, todo aquello ha quedado en el pasado.

  Inmaculada Sampedro