Presenciales

   En la primera sesión realizo una entrevista, con el fin de tener una visión global de los aspectos que considere más importantes del/la consultante y de este modo realizar un trabajo más profundo y eficaz. 

Si la persona así lo elige, recibe como regalo de bien venida una medición energética con la Tecnología Bio Well. Lo que le permite obtener una información muy valiosa de cómo está su energía general a nivel físico, mental-emocional y también espiritual. 

A continuación colaboro con la persona para que se enfoque en lo que quiere mejorar en su vida, en la función a recuperar, formulando un objetivo en presente, energético, en primera persona y lo más concreto posible.

Existe un amplio abanico de técnicas para poder liberar el estrés en la persona y así recuperar su equilibrio con respecto a la situación que presenta. Entre ellas encontramos algunas relacionadas con la Quiropráctica, Medicina Tradicional China, Metáforas, Acupresura, Tapping, Neurología, Reiki, P.N.L, Biomagnetismo, Osteopatía, etc.

Una sesión de kinesiología es totalmente personalizada y nunca una es igual a otra, ni siquiera en la misma persona. Cada una de estas sesiones es una "maravillosa aventura". No se hace un diagnóstico en relación a una sintomatología, sino que se interviene desde la causa misma (génesis), ya que es diferente para cada un@, como seres únicos que somos.

Esta modalidad no pretende reemplazar a la medicina alopática, en absoluto, aunque sí ser una opción complementaria a ésta. 

Desde la Kinesiología se libera estrés y de esta manera se le permite al cuerpo activar todos sus grandes mecanismos de autosanación, que son increíblemente eficaces, si se les permite actuar. Así, el "problema" y la solución se encuentran y "se reconcilian".

Suelo realizar el trabajo terapéutico con la/el consultante en camilla y no requiere desvestirse, aunque sí descalzarse (excepto para imanes).

Al finalizar la sesión, le solicito al cuerpo que me diga si necesita algún refuerzo para casa como puede ser, tomar alguna esencia (Flores de Bach, Esencia Australiana de las Estaciones, Esencias Triunidad...), una práctica en relación a su asunto, pautas alimentarias, suplementos, hacer algún ejercicio o visualización, tapping, etc. Estos autocuidados son obviamente voluntarios, aunque está ya sobradamente comprobado que hay una gran diferencia entre si se realizan o no, en cuanto al tiempo que dura la terapia (se reduce) y la eficacia y profundidad en los resultados que se desean obtener. Es como plantar una semilla y reglara a diario, así recogeremos Grandes  y Maravillosos Frutos.

Las personas afirman, en general, que al terminar cada sesión se sienten más ligeras, relajadas y vitales. 

las sesiones de Kinesiología duran de hora y cuarto a hora y media, aunque también existe la posibilidad de recibir sesiones únicamente de biomagnetismo y éstas tienen una duración de entre 45 minutos y una hora. Si en la primera sesión se desea recibir un análisis energético Bio-Well de manera gratuita, la sesión será de una hora y media a dos horas.

Normalmente, ya desde la primera sesión se experimentan cambios. Aunque de manera general (y dependiendo del proceso de trabajo y de la situación de la persona) se recomienda hacer un mínimo de cuatro sesiones, para reforzar y encontrar mayor durabilidad y profundidad en los resultados. El tiempo transcurrido entre un encuentro y otro se valora en la consulta.

 No es necesario encontrarse mal o sentir que se tiene un conflicto para recibir sesiones de Kinesiología, ya que cuando una persona se encuentra bien, dispone de una gran cantidad de energía vital a la que acceder fácilmente, y ésta puede ser utilizada para curarse en salud (nunca mejor dicho) y prevenir posibles desequilibrios (conflictos emocionales, síntomas, enfermedades), conseguir un mayor bienestar, autoconocimiento, desarrollo personal y despertar espiritual.